ferminblanco.com

---


PENAMOA


Este fragmento del guión original de “Los Olvidados” de Luis Buñuel (1950) sirve como punto de partida y referencia vigente de la gran problemática que envuelve el mundo de la marginalidad. Allí dónde la ciudad desaparece, allí dónde la vida urbana se deshace mezclándose con los cinturones industriales, el paisaje o las arterias de tráfico, es dónde con frecuencia podemos encontrar asentamientos de mayor o menor escala, dónde la subsistencia se convierte en un objetivo diario.


Infra-vivienda, insalubridad, carencia de servicios urbanos, delincuencia, marginación…, son ingredientes que a menudo se dan la mano en estos lugares. Si bien las circunstancias varían en función del caso, una vez instalados en un poblado marginal todos los habitantes deben afrontar los mismos problemas y las mismas carencias. De cómo se desarrolla la vida en un poblado y de cómo se plantea el futuro, la educación de los hijos, el trabajo o las relaciones personales trata este trabajo documental.




PENAMOA 1984-2008


Penamoa forma parte de la intrahistoria de la ciudad de A Coruña, situada en el noroeste de España. Desde los años ochenta los medios de comunicación lo han designado como el “mayor supermercado de droga del Cantábrico”. Se encuentra estratégicamente situado en el entorno urbano, de modo que es casi inviable una visualización del asentamiento que se distribuye a lo largo de una ladera en tres núcleos diferenciados ocupando un camino de aproximadamente medio kilómetro. Penamoa es invisible desde la ciudad, pero su fama le identifica con gitanos, marginalidad y drogas.


Para esta pieza documental, acuciados por la presión social, los vecinos de Penamoa muestran sus caras y sus casas y hablan sobre la realidad de la que forman parte. Es una realidad que ninguno desea, la mayoría viven en el poblado desde niños, han visto morir a sus mayores y nacer a sus hijos, sus testimonios son reflejo de un modo de vida que no deja indiferente y que esperemos la sociedad sepa ir eliminando.


En octubre de 2007 el Ayuntamiento de A Coruña inició el desmantelamiento del poblado con un fuerte rechazo por parte de la ciudadanía coruñesa. A punto de abandonar estas condiciones de vida, sobre un fondo blanco, y descontextualizados de su entorno, los gitanos nos hablan de su pasado, de su infancia en el poblado, de los problemas para sacar adelante a sus hijos… y también de cómo se imaginan el mundo hacia donde caminan, un mundo que nosotros conocemos porque es el nuestro.


La asepsia de este confesionario facilita el análisis del proceso de inserción social. Al tiempo que una actividad didáctica con los más pequeños de los que allí viven muestra su principal valor de futuro: la educación. Allí donde mayores y pequeños reciben la ayuda que demandan de la sociedad y dónde depositan todas sus esperanzas de futuro.